Te cuento quién encarnó las virtudes de San José en mi familia

san José patrono de la Iglesia

Las virtudes que describen a San José son muchas y seguramente al enunciarlas me quedaré corto, y no seré capaz de hacer honor al inmenso aporte de San José a nuestra vida como católicos.

Muchas veces leemos descripciones de Él, como un:  ejemplo, modelo, prudente, respetuoso, trabajador, influyente, esposo, familiar, silente, de muy buen discernimiento, protector, proveedor, padre, buen oyente, justo, santo, feliz, obediente, desinteresado, amoroso, humilde, casto, hombre de oración.

Para escribir este artículo he pensado mucho en cómo desarrollar el tema, sin aburrirlos con algo que ya conocen tanto o más que yo, o que, al colocar en GOOGLE San José, no parezca una copia de un artículo ya escrito por otros.

Por lo tanto, les propongo realizar un ejercicio personal. Tomen las dos primeras palabras que lo describen, EJEMPLO Y MODELO y piensen, sobre una persona que usted crea, que pueda representar esas virtudes.

Mi ejemplo y modelo de san José

Después de un largo viaje por mis recuerdos y de pensar en muchos nombres, que de alguna manera me han aportado en la vida, luego de recordar muchísimas personas que me han servido de ejemplo y modelo, que con su conducta me confirman que poseen alguna de las virtudes de San José, de sonreír de manera cómplice con mis memorias, recordando escenas familiares, infantiles, juveniles o de mi etapa de adulto, en la que han aparecido los nombres y los recuerdos de esas personas que han marcado con su ejemplo mi vida, también me he dado cuenta de cuánto agradecimiento debo a cada uno de ellos y me surgió la idea de agradecerles, con unas intenciones en la Eucaristía, a aquellos que ya no me acompañan en vida y personalmente a los cercanos o telefónicamente a los distantes.

A mi mente han vuelto escenas con mi padre, hermanos mayores y menores, tíos, maestros de primaria, profesores de bachillerato y universitarios, sacerdotes, amigos, compañeros de trabajo, jefes, vecinos, hijos y un largo etc. Pero sin duda alguna, hay un hombre que sobresale entre todos ellos, mi abuelo José María.

No pretendo hacer una biografía de mi abuelo, ni mucho menos pretender que José María Machado, calce los zapatos del tan grande Santo.

Ha sido muy grato buscar en mi pasado y presente la persona que pienso alcanza mejor estas virtudes, ha sido todo un viaje de reconocimientos, agradecimientos y bendiciones, un viaje de pensar solo en cosas positivas que me ha reconciliado con recuerdos y personas que habían quedado grabados  en mi memoria a causa de un acontecimiento poco grato, me he dado cuenta, que todos tenemos cosas buenas y otras no tanto, y que solo los Santos están llenos de virtudes, pero debemos siempre quedarnos con lo positivo, eso nos alegra la vida.

Buscar hoy al ejemplo vivo de San José en mi vida, y descubrir que mi abuelo José María, habiendo muerto, siendo yo un jovencito estudiante de bachillerato y hoy con pocos cabellos y todos blancos, me ha permitido estar seguro de que la santidad existe y creo firmemente que él está cerca de ella, porque, poseyó la mayor cantidad de esas virtudes.

Los invito a poner en práctica este emotivo ejercicio, a reconciliarse con todos, buscando virtudes y no defectos, a perdonar y sobre todo a reconocer y agradecer a quien, en tu vida, te guía por el camino recto, los invito a recordar desde el amor y no desde el rencor. Que, en San José, consigan un ejemplo y un modelo a seguir y que sea intercesor, ante su amadísimo Jesús, por cada una de nuestras necesidades.

Déjame saber en los comentarios a quien en tu familia o amigos ves que encarna las virtudes de San José.

Un abrazo en Jesús y María.

Wilmer A. Hidalgo M. Secretariado de Pastoral Misionera

1 comentario en “San José, patrono de la Iglesia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.