La Divina Misericordia

La Divina Misericordia en la espiritualidad eudista

“Somos los misioneros de la divina misericordia, enviados por el Padre de las misericordias, para distribuir los tesoros de su misericordia”

(São João Eudes, a los sacerdotes del seminario de Coutances, 15 de mayo de 1653)

 

Hablar de Misericordia en la espiritualidad eudista es hablar de la vida misma de San Juan Eudes, una vida marcada por la presencia de la infinita misericordia de Dios, desde su concepción hasta su muerte.

En el día a día de su vida percibió signos visibles de la acción misericordiosa de Dios, actuando tanto en los momentos de éxito como en los momentos arduos. Y esto lo describió en su “Memoriale Beneficirum Dei”, donde alaba y agradece a Dios: “Recuerdo de los principales favores que he recibido de Dios a través de su hijo Jesucristo Nuestro Señor y por mediación de su Santa Madre y por los cuales alabo y doy gracias a Dios sin cesar “.

Existe una importante distancia cultural entre el siglo XVII francés y nuestro tiempo, en el sentido de la palabra misericordia, y es bueno resaltar esta diferencia a la hora de hablar de misericordia en el contexto de la espiritualidad eudista, para que se entienda. en su plenitud. Hoy en día, el sentido de la misericordia se ha empobrecido en gran medida, hasta el punto de que parece ser un mero sinónimo de piedad o lástima por los demás. Para san Juan Eudes, por tanto, en la espiritualidad eudista, la misericordia es mansedumbre, misericordia, paciencia y comprensión ante el fracaso del otro, pero sobre todo es amor, piedad, generosidad.

La misericordia no es un sentimiento de pesar ante el sufrimiento del otro, sino una expresión plena y comprometida de un amor que trata de llevar a todos una salvación efectiva, concreta, al estilo de Dios. Así quedó expresado en un texto memorable al que volvemos repetidamente:

“Se requieren tres cosas para que haya misericordia. La primera es tener compasión por la miseria del otro, porque misericordioso es lo que lleva las miserias de los miserables en su corazón. La segunda es tener una voluntad decidida de ayudarlos en sus miserias. tercero es pasar de la voluntad a la acción “

San Juan Eudes, formado en la espiritualidad beruliana, apoya su doctrina sobre la Misericordia en ese sentido profundo de la Encarnación de Dios. Exclama: “Nuestro Redentor se encarnó para ejercer así su misericordia sobre nosotros”, es decir, para pasar de la misericordia del Corazón de Dios a la misericordia de las acciones salvadoras.

Jesús es el Corazón humano de Dios, personifica la misericordia divina, la misericordia activa y viva de un Dios que se hizo hombre para salvarnos, por Amor. Jesús asume todas nuestras miserias para liberarnos de ellas, Jesús es la Misericordia de Dios.

San Juan Eudes nos enseña que es a través de nosotros que Cristo quiere realizar su misericordia salvífica, entendió que la Misericordia de Dios no es una noción abstracta, sino la presencia real, muy real de Dios encarnado en el mundo de los hombres, en los acontecimientos diarios de la vida, es una persona: Jesucristo.

No hay otra forma de vivir el amor misericordioso de Jesús que poder abrirse lo suficiente, desde lo más profundo, para acoger al “otro” en su propia vida. Un corazón auténticamente cristiano es aquel que sabe recibir y acoger a un Dios, esencialmente gratis, pero que, con Dios y como Dios, sabe también aceptar las miserias de los demás, comprometiéndose en estas miserias y asumiéndolas como suyas. propio.

Para vivir la misericordia, lo importante no es dar cosas, sino darse a uno mismo. A la vista de los escritos de San Juan Eudes, nos dimos cuenta de que el eje de todo su proyecto espiritual era el concepto de misericordia. Desde el comienzo de su ministerio, ha sentido, recibido y cumplido con afecto y de manera muy comprometida esta misericordia en su propia vida y en la de los demás. Las primeras actividades que realizó como sacerdote y como misionero fueron gestos que hablaban de misericordia y hacían misericordia. Todos sus compromisos apostólicos tendrán una relación profunda con esta experiencia. “El abismo de mis miserias llama al abismo de sus misericordias”, exclama en su Magnificat personal. Habiendo experimentado la misericordia de Dios en su propia vida, en agradecimiento se dedicó a predicarla y transmitirla.

            Como misionero y evangelizador, el anuncio de la Buena Nueva que es la presencia de la misericordia en la historia de los hombres, esta experiencia íntima de la misericordia en su vida, le hizo decir a sus compañeros eudistas que evangelizar es anunciar al hombre, especialmente los más miserables, la buena noticia de que Dios lo ama, que te lleva al corazón de tu Padre y está dispuesto a hacer cualquier cosa para salvarte.

San Juan Eudes se revela, así como un auténtico misionero y profeta de la misericordia, desde esa pasión por el reino de Jesús en el corazón de los hombres que lo devorara delineó un camino de santidad basado en la mística del amor comprometido. Su deseo es que todos los cristianos se dejen llenar de este espíritu de misericordia divina, su deseo es que todos los bautizados, especialmente los sacerdotes, sean también “misioneros de la misericordia”.

Ana María Pinheiro, Asociada eudista de BRASIL

5 comentarios en “La Divina Misericordia en la espiritualidad eudista”

  1. Agradecemos a la asociada de Brasil, Ana María, por tan hermoso y edificante artículo que nos ayuda a profundizar en nuestra espiritualidad eudista. Que Dios la bendiga.

  2. Ramón José Hurtado

    Muy buena reflexión, que el Señor nos de la capacidad de tener misericordia, sobre todo en estos días difíciles y pasar realmente de la voluntad a los hechos, comprometiéndonos de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *