¿Conoces el SANTO ROSARIO? Aprendamos un poco más de él

El Santo Rosario, la oración del cristiano

El Santo Rosario es una oración evangélica y cristocéntrica. Estimula el discernimiento activo del corazón y la mente con humildad contemplativa, permitiendo al creyente conocer mejor la vida de Jesús.                                  

El Rosario, como síntesis del Evangelio, nos ayuda a crecer espiritualmente, a través de la luz de la buena noticia y tomados de la amorosa mano de María Santísima, la “llena de gracia”.  Es una oración de permanente e inextinguible luz que nos conducirá en el propósito personal y colectivo de alentarnos a perseverar en el camino hacia la salvación. El recorrido orante está centrado en Jesús, Dios Hijo, quien en su inmenso y misericordioso amor se nos revela como fuente de Salvación al anunciarse, a sí mismo como el Camino, la Verdad y la Vida. La oración del Santo Rosario es plena en vitalidad espiritual. Los amorosos y generosos frutos que nos ofrece María Santísima nos deben llevar a agradecer plenamente su generosa y maternal oferta, a través del asiduo recorrido orante en la existencia mesiánica de las cuatro etapas de la vida del Dios Hijo, Jesús.   El Santo Rosario permite la reflexión y discernimiento de la Vida de Jesús y se ora a través de cuatro misterios o etapas, tomados del Nuevo Testamento:              

Los Misterios Gozosos, son el puente donde concluyen las ricas bases del Antiguo Testamento e inician el cumplimiento en el Nuevo Testamento del proféticamente anunciado camino davídico-mesiánico de salvación. Meditar la misericordia del misterio de la Anunciación y la Encarnación en la historia del plan de salvación, así como los gozos y las azarosas tribulaciones de la Sagrada Familia, constituyen tesoros espirituales para crecer en la temprana, sencilla y hermosamente singular vida de la Sagrada Familia.                             

Los Misterios Luminosos. San Juan Pablo II, reconociendo la necesidad de aportar conocimiento y lógica fluidez a la reflexión y discernimiento al conjunto de los misterios del Santo Rosario, decidió divulgar el nuevo aporte de los misterios luminosos en su carta apostólica Rosarium Virginis Mariae el 16 de octubre de 2002. Es la etapa que cubre las vivencias bíblicas relevantes, cónsonas a las experiencias y oportunos mensajes de la vida pública de Jesús, convirtiéndose en corto tiempo a ser muy aceptada y apreciada por su profundo alcance, para favorecer el rezo asiduo y el crecimiento espiritual de los fieles.

Los Misterios Dolorosos transmiten la decisión de un juicio de injustos y parcializados jueces. Jesús inocente y sin tacha de culpabilidad carga con el peso de improperios y las muy dolorosas heridas de flagelación, coronación y crucifixión. Desmedidos dolores causados por perversos sentimientos hacia un Jesús plenamente inocente y dispuesto a la amorosa entrega de su sangre y vida, para resarcir y redimir de las ofensas causadas por una multitud de ingentes pecados cometidos y acumulados por la humanidad durante su existencia.        

Los Misterios Gloriosos representan la alegría jubilosa de la victoria de Jesús resucitado. La gozosa alegría de un Dios Hijo, triunfante que vence a la muerte, ofrece al hombre la necesidad de renovarse a través de la misericordia y caridad disponibles en el cumplimiento de los sacramentos y la oración que busca con humildad la amorosa cercanía a Dios, para hacer su Santa Voluntad. La sublime y sufrida madre del redentor se mantuvo aceptando y entregando con su presencia y compañía su inmenso dolor que finalmente se aliviará durante su santa Asunción. 

El Santo Rosario es un camino de rosas espirituales que el Señor se place en ofrecer y entregar a su Santísima Madre, la excelsa Reina del Cielo y de la Tierra, para el bienestar espiritual y temporal de quienes deseen crecer en la fe, la esperanza y la caridad. El P. Carlos Triana, eudista, en su hermoso, lucido y edificante libro “Descubra el Poder del Santo Rosario” invita con fuerza y plena convicción el rezo del Santo Rosario. Expresa de forma insistente que la maternal intercesión de la Madre de Dios lo puede todo ante el corazón del Hijo. Las generosas manifestaciones y decisivas promesas personales y colectivas realizadas en beneficio de la humanidad por la Virgen María son generosas e incontables. Rezar el Santo Rosario es una invitación que de aceptar, habremos tomado una de las decisiones más importante, fecunda y beneficiosa que en nuestra existencia personal hayamos realizado.

Asoc. Mario Eugui

Comunidad de El Marqués

5 comentarios en “¿Conoces el SANTO ROSARIO?”

  1. Gracias, Sr Mario, este artículo por llamarlo así, es una buena renovación de un taller al cual tuve el privilegio de asistir que ud. Dio en la iglesia San Juan Eudes y estaba con jenny, dos personas a la cual les tengo un inmenso respeto, muchas gracias…

  2. Gracias Mario por su disposición a ofrecernos este artículo, que cada día acojamos con amor y alegría esta devoción, del Santo Rosario. Abrazos y bendiciones.

  3. Maria Gisela Serrano de Torres

    El Santo Rosario me da una gran paz y alegría al estar con Nuestra Madre la Santisima Virgen Maria y su querido hijo Nuestro Señor Jesucristo. Lo rezo todas las tardes encontrando un gran verdad en cada Ministerio que me llena de amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.